Tres policías de Rosario fueron detenidos por recibir sobornos de un jefe narco

Dos de los agentes ya fueron capturados y el tercero, que fue ubicado en Ceres, anunció que se entregará en las próximas horas.

Dos policías que revistan en la comisaría 32ª fueron detenidos acusados de recibir un soborno de 50 mil pesos de parte de la familia del líder de una organización criminal de la ciudad. Un tercer efectivo involucrado en ese delito fue ubicado en Ceres, pero anunció que se entregará a las autoridades.

Los operativos incluyeron nueve allanamientos en distintas zonas de Rosario en los que hubo detenciones de otros apuntados como miembros de la banda, a los que según las fuerzas intervinientes se les secuestraron armas de fuego, un millón de pesos en efectivo, un total de 21 celulares y partidas de estupefacientes entre las que se cuenta dos kilos de cocaína en panes y 500 dosis de marihuana.

Los allanamientos se concretaron ayer desde la medianoche en distintas zonas de Rosario contra la estructura de Brandon Bay, que está en prisión en la cárcel federal de Marcos Paz, conocida como la Banda de Los Gorditos, en una investigación del fiscal Pablo Socca, tras un seguimiento de escuchas telefónicas de la brigada NN de la delegación tribunales de la Unidad Regional II. Los detenidos son la madre, hermanas, primos y allegados a Brandon Bay.

El incidente que le dio el eje a la investigación fue una interceptación que reveló que Erica Altamirano, que es la madre de Bay, ofreció y entregó 50 mil pesos a un suboficial de la comisaría 32 llamado Axel Teliz para incorporar en actuaciones policiales una documentación que justificara la tenencia de un auto de Flavia Bay y Luis Saucedo, quienes habían sido detenidos por el Comando Radioeléctrico el pasado 9 de septiembre y llevados a la seccional mencionada.

El dinero que fue secuestrado en los allanamientos de las últimas horas.

El policía Axel Teliz, el oficial Hugo Figueroa y la suboficial Magalí Carrizo serán acusados por permitir que Saucedo se contactara con Altamirano, se organizara el pago de la coima y luego los policías brindaran a la fiscalía en turno información falsa para mejorar la situación procesal de los detenidos y posibilitar su liberación.

Dos de los tres policías fueron detenidos y a un tercero está en viaje desde Ceres, en el norte provincial, y ya comunicó que se presentará al llegar, al serle notificado que hay activo en su contra un pedido de captura. Serán llevados a audiencia imputativa acusados de cohecho.

La maniobra delictiva

Lo que se estableció en la pesquisa es que Saucedo y Flavia Bay habían sido detenidos en un auto robado y con pedido de secuestro por lo que debían ser acusados de encubrimiento agravado. Lo que intentaron entonces fue armar un boleto de compraventa que justificara la tenencia del auto en el que los apresaron. Para ello Altamirano, que es madre de Flavia y suegra de Saucedo, actuó según la acusación como intermediaria para la preparación de ese documento y pagó el soborno a los policías.

El trámite a la fiscalía fue luego cumplido por los policías de modo de que Saucedo y Bay fueran liberados. Pero uno de los fiscales de la conocida como Unidad de Balaceras advirtió el apellido Bay en el acta y examinó con más detenimiento el caso. Con el examen del incidente y las escuchas telefónicas, dado que la línea de la madre de Brandon Bay estaba intervenida, quedó en evidencia la maniobra: insertaron un boleto de compraventa en la documentación del caso para justificar la tenencia de un auto robado, de modo que el fiscal de turno les concediera la libertad sin formación de causa, por falta de delito.

Eso condujo a los operativos de esta madrugada realizados por la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en el que además fueron detenidas otras tres personas como miembros de la banda de Brandon Bay. Los policías fueron apresados por la Agencia de Control Policial (ex Asuntos Internos)

Los detenidos son nueve en total. De parte de la estructura de Brandon Bay quedaron presos Erica Altamirano, Giuliana Bay, Flavia Bay, Jorge Núñez, Ricardo Andino y Mabel Aranda. Hay tres prófugos. Los allanamientos fueron ordenados por el juez Carlos Leiva y los realizó el Departamento de Investigaciones Complejas de la Sección Inteligencia de la AIC

En junio de 2020 la banda de Brandon Bay fue parcialmente desarticulada. Cuando nueve de sus integrantes fueron a audiencia imputativa llevadas adelante por los fiscales Aquiles Balbis, Matías Edery y Luis Schiappa Pietra se pudieron escuchar audios judicializados en las que Brandon Bay impartía órdenes con declarado estilo mafioso: disparar a cualquiera, incluyendo bebes, para generar un estado de caos y conmoción que facilitara la conquista del territorio.

“Hay que avanzar matando gente inocente”, se le escuchó decir a Brandon.

Según consignaron fuentes del caso, en los allanamientos al grupo de miembros civiles del grupo de Brandon Bay les fue secuestrado dos balanzas de precisión digital, elementos para fraccionar droga, dos ladrillos de marihuana, una bolsa de picadura de marihuana y un ladrillo de cocaína de máxima pureza con el sello de una corona. En total las fuentes refirieron que lo secuestrado totaliza 2,630 kilos de marihuana, 1,174 kilos de cocaína pura en panes y 2, 934 kilos de recorte de cocaína.

También se incautaron tres motocicletas y 21 teléfonos celulares.

La Capital

Be the first to comment on "Tres policías de Rosario fueron detenidos por recibir sobornos de un jefe narco"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*