Los árbitros del futbol argentino, viven una delicada situación

Con la industria de la pelota parada, no solo sufren los jugadores. Hay otros actores que empiezan a padecer los efectos de la pandemia económica. La AFA ya acordó suspensiones y recortes salariales con la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDyC) y el próximo objetivo son los árbitros. Y las derivaciones del acuerdo podrían agitar la histórica interna de los hombres del silbato que están divididos en dos gremios (AAA y SADRA) mas un sector “independiente” que extrañamente mantiene una relación de dependencia con la AFA.

El 5 de mayo, con la firma de Claudio Chiqui Tapia y Víctor Blanco, presidente y secretario general de la AFA, se llegó a un arreglo con Carlos Bonjuor, Jorge Ramos y María Marcel Carretero, representantes de Utedyc. Como consecuencia del parate del fútbol y el DNU 297/2020 que dispuso el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio), los dirigentes buscaron afrontar la emergencia y sus consecuentes pérdidas. Por eso acordaron suspender a todo el personal por 90 días y un esquema de pagos con quitas salariales. Abonarán una “asignación no remunerativa” del 100% correspondiente a marzo, del 80% por abril y del 75% por mayo, excluyendo los viáticos, horas extras, feriados y beneficios de comidas.

La noticia trascendió este viernes, pero ya era vox populi entre los árbitros después de la reunión virtual que se llevó a cabo el lunes entre 40 secretarios generales de diferentes gremios. Entre ellos, la Asociación Argentina de Árbitros (AAA) y el SADRA (Sindicato de Árbitros de la República Argentina). Entonces, Guillermo Marconi manifestó su desacuerdo con la posibilidad de rebajas y Federico Beligoy aseguró que prefería recortes antes que perder las fuentes laborales.

“Me sorprendería que la AFA intente reducir los salarios de los árbitros, aunque tengo información de que lo va a hacer. Es una entidad que tiene a agosto del año pasado casi 1.500.000 de dólares de superávit, que recibió 74 millones de pesos de la Conmebol por el programa Evolución y un millón de dólares de la FIFA por el programa Forward. No entiendo cómo puede intentar deteriorar a un sector como el de los árbitros, que ya han visto disminuido sus ingresos en un 40% por eno poder jugar. Y sobre el 60% restante, la mitad la va a pagar el Estado”.

Fuente: Diario Clarín

Be the first to comment on "Los árbitros del futbol argentino, viven una delicada situación"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*