El tucumano que escracha al que estaciona donde “se le cante el..”

Toda la vida Marco Gabriel Lamoglia se molestó cuando le agregaron la ese al final de su primer nombre, pero en los últimos meses los autos y las motos que estacionan mal en Tucumán han llevado al pico su indignación.

Cada vez que un vehículo estaciona en el lugar por donde debería caminar un transeúnte, la sonrisa amable de Marco se quiebra por las calles del centro tucumano, por donde lo saludan, por lo menos, una vez por cuadra.

Así andaba Marco con sus 37 años, unos meses atrás cuando por la zona de Tribunales, al mediodía, se cruzó con una camioneta  estacionada en la rampa para discapacitados.  Y dos cuadras después se encontró con un auto estacionado mitad en la vereda y mitad en la calle.

“Dale, compadre, estacioná donde se te cante el pingo”,  puteó para su interior, le sacó una foto y, empingado, la subió a su cuenta de Facebook. 

Porque Lamoglia no se enoja, se empinga. Y puede ser que sea uno de los mejores exponentes del verbo tucumano, que exacerba la molestia personal a un nivel imposible de disimular, donde no se permite el filtro, ni la calma, y donde la cara de empingue es tan evidente que el entorno queda fuera de foco. 

A partir de entonces, muchos se sumaron a su indignación y le mandaron fotos y quejas. Entonces creó una página de Facebook destinada exclusivamente para denunciar a los vehículos mal estacionados. Y le puso de nombre aquello que le había brotado en caliente.

El tucumano que escracha al que estaciona donde "se le cante el..

ffuente contexto

Be the first to comment on "El tucumano que escracha al que estaciona donde “se le cante el..”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*