Comenzó una nueva etapa de negociación con los bonistas para evitar el default

Después de un fin de semana en el que el ministro de Economía mantuvo intenso contacto con representantes de los comités de bonistas, el Gobierno extendió la vigencia de la oferta a los bonistas hasta el 22 de mayo inclusive, como adelantó anoche Infobae.

Ayer el Gobierno completó el paso formal de comunicar a la Securities and Exchange Commision, el regulador bursátil de EEUU, la novedad. Concretado eso, de inmediato comenzó una nueva etapa para alcanzar un acuerdo con los acreedores que detentan buena parte de los USD 66.000 millones sujetos a restructuración.

“El 11 de mayo de 2020 la República Argentina anunció que había extendido el plazo de vencimiento de su Invitación realizada a los tenedores de ciertos bonos elegibles que figuran en el suplemento del prospecto de fecha 21 de abril de 2020 para presentar órdenes de canjear sus bonos elegibles por nuevos bonos de conformidad con los términos y condiciones descritos en el suplemento del prospecto desde las 5:00 p.m., hora de la ciudad de Nueva York, el 8 de mayo de 2020, hasta las 5:00 p.m., hora de la ciudad de Nueva York, el 22 de mayo de 2020, salvo que el plazo se extienda nuevamente o se cancele de forma anticipada”, oficializó hoy Economía.

La oferta inicial diseñada por Economía tuvo un nivel de aceptación bajo. No prorrogar el plazo equivaldría a entrar en un “default duro” de la deuda, ya que los umbrales que debía alcanzar la propuesta para poder ser impuesta al conjunto de los acreedores es del 85% en el caso de los bonos “Par” y “Discount” de los canjes de 2005 y 2010 y del 75% para los bonos “Globales” emitidos a partir de 2016.

El diseño técnico de una nueva propuesta no es tarea de un fin de semana, pero están claras las principales objeciones de los Fondos de Inversión al convite que les hizo Guzmán y hasta modos de salvarlas.

Los comités de bonistas organizados tienen ya lista una contraoferta y podrían presentarla entre martes y miércoles mediante el mecanismo de “reverse inquiry”, que permite que una contrapropuesta dé lugar a una transacción con alto nivel de aceptación; esto es, “amigable”.

Un primer elemento sería capitalizar los “intereses caídos” durante el período de gracia. Los acreedores consideran que esperar tres años y que además ese plazo no devengue ningún interés es inaceptable.

La prórroga hasta el 22 de mayo coincide con el fin del plazo de gracia de 30 días para el pago de un vencimiento de bonos globales por USD 503 millones que el gobierno no abonó el 22 de abril.. La nueva fecha puede tomarse como una señal de que el gobierno no estaría dispuesto a pagar el vencimiento del bono global si no se asegura una restructuración del canje que evite el default. Esto es, una lógica de cuidar las reservas.

En este nuevo período por primera vez los bonistas deberán mostrar de verdad sus cartas. Los grandes Fondos de Inversión querrían tener la interlocución del propio presidente Alberto Fernández, que ha decidido de todos modos ratificar que el negociador es el ministro Guzmán.

“Sustentabilidad”, “buena fe” y “no pagar con más recesión” son, palabras más o menos, las voces de orden del gobierno, cuya propuesta inicial quedó seriamente maltrecha. En 2019, luego de su abrumador triunfo en las elecciones primarias, Alberto Fernández mencionó la restructuración de deuda uruguaya como un ejemplo positivo. Aquel arreglo tuvo una aceptación del 98%.

Be the first to comment on "Comenzó una nueva etapa de negociación con los bonistas para evitar el default"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*